Soluciones para tratamiento de agua  en campos de producción de petroleo y gas.
 

Aplicaciones en Superficie.

La solución con aplicación de dióxido de cloro (CLO2) para las instalaciones de

tratamiento de aguas contaminadas en los campos petroleros es una solución que ha sido probada con alta efectividad  en mejorar las calidad de agua en tanques, piscinas, lagos o pozos, tanto para que el agua pueda ser reusada en sitio en operaciones de downhole tales como perforación y fracturamiento, o para poder ser vertida o dispuesta en sistemas de evaporación.

 

Este proceso de tratamiento provee una gran calidad de agua, que proviene de dos problemas comunes cuando se el agua aceitosa es producida en los campos de petróleo y gas, y es almacenada en superficie en sistemas de contención (piscinas, lagos,  Fractanks Etc).

 

Rompimiento de Emulsiones y Destrucción de Lodos

El almacenamiento en superficie del agua contaminada producida en las operaciones petroleras, particularmente en zonas cálidas, crea condiciones ambientales las cuales conducen a la formación de emulsiones y  lodos con contenido de sulfuros, que previenen la  efectiva separación del agua de los hidrocarburos, químicos de producción y material particulado.

 

Esta mezcla es completamente inviable para el rehusó en operaciones en sitio debido a las indeseables propiedades fisicoquímicas.

 

Con el tratamiento con dióxido de cloro se reversa la reacción que en condiciones naturales ambientales causadas en el agua residual que permiten la formación de emulsiones y lodos con contenidos de sulfuros. El dióxido de cloro rompe y separa las emulsiones complejas y destruyen los lodos con contenidos de sulfuros mediante oxidación química permitiendo la separación del agua de los hidrocarburos, de los químicos de producción y del material particulado presente en el agua residual de producción contenida ó almacenada en piscinas, lagunas ó fractanks.

 

Una vez el agua ha sido efectivamente separada de los otros constituyentes por el dióxido de cloro, esta es típicamente de tal calidad que puede ser reusada en el sito en otras operaciones ó ser vertida. 

 

Inactivación de Contaminación Biológica

 

Las emulsiones y lodos que provienen de agua residual en facilidades de producción de petróleo son inadecuadas para operaciones de Downhole, debido a normalmente  son formados en por la actividad de Bacterias Sulfato Reductoras (SRBs).  Cuando las condiciones del agua residual almacenada se vuelven anaerobias, la cuales hace a menudo que tengan altas Demandas Biológicas de Oxigeno,  debido a la presencia de hidrocarburos y químicos de proceso, las SBRs utilizan sulfato como un recurso combinada de oxigeno para su ciclo metabólico, resultando en la formación de emulsiones y lodos de sulfuros como subproductos indeseables.

 

El dióxido de cloro es un potente biocida que inactiva toda forma de vida microbial con la que tiene contacto, incluyendo SBRs.

 

Cuando se hace el tratamiento con dióxido de cloro, el agua residual es esterilizada temporalmente, permitiendo el rehusó del agua en el sitio para operaciones de Downhole, sin temer que la formación será contaminada con SBRs o otros microorganismos presentes en el agua.

 

Beneficios Adicionales del Tratamiento

 

Adicionalmente, el tratamiento realza la seguridad en el sitio de trabajo mediante la oxidación del gas H2S, reduciendo deterioros en equipos, eliminar olores ofensivos por la oxidación de sulfuros y otros componentes reducibles de sulfuros y reduce problemas de amenazas al medio ambiente.  

 
 
 
 

Aplicaciones Bajo Superficie- Downhole

 

Las soluciones en  aplicaciones bajo superficie- Downhole, incrementa el funcionamiento del pozo atacando tres problemas comunes en campos de petróleo y gas: Sulfuros de Hierro, contaminación biológica y daños por polímeros.

 

Eliminación de sulfuros de Hierro

 

Los taponamientos con sulfuro de hierro en las áreas cercanas a la boca del pozo, y es ampliamente reconocido por causar decrecimiento de la productividad del pozo. Diferente a la acidificación convencional, la cual solo solubiliza los depósitos de sulfuro de hierro por medio de bajar pH, la solución de Sabre disuelve completamente el sulfuro de hierro y lo convierte en sulfato de hierro soluble en agua.

 

Inactivación de contaminación Biológica

 

Los depósitos que causan taponamientos de sulfuros de hierro en las áreas cercanas a la boca del pozo son formados por la actividad metabólica de las Bacterias Sulfato Reductoras (SBRs), que han sido introducidas en el pozo durante trabajos de Workover, fracturación y mantenimiento. Las condiciones de anaerobias y de temperatura alta hacen que las SBRs utilicen el sulfato  como un recurso de oxigeno para completar su ciclo metabólico ocasionando la formación de depósitos de sulfuro de hierro y gas sulfhídrico (H2S) como subproductos indeseables. 

 

El dióxido de cloro es un potente biocida que inactiva toda forma de vida microbiana con la cual tiene contacto, incluyendo SBRs, Esta solución inactiva SBRs presentes cerca al área de la boca del pozo, previniendo la formación de depósitos de sulfuro de hierro que impide le buen funcionamiento del pozo.

 

Remoción de Daños por Polímeros

 

 El taponamiento por polímeros es debido a los productos usados en los trabajos de perforación, fracturación y estimulación, es bien conocido como causa de decrecimiento del funcionamiento del pozo, bajando la producción y se mantiene cerca a la boca del pozo luego de la terminación.

 

La aplicación ha demostrado  la capacidad de remover tal daño de polímero residual. Bajo contacto con una solución de ClO2 se rompe y se separa los polímeros mas comúnmente usados  mediante la destrucción por oxidación química, de tal modo que facilita su remoción del área cercana a la boca del pozo.

 

     

Proteja su inversión

 

En adición al incremento de la productividad del pozo, el tratamiento también: 
  • Realza las condiciones de seguridad para los trabajadores en el campo, al oxidar el peligroso gas sulfhídrico H2S presente cerca al área de la boca del pozo que de alguna manera puede escapar a la atmosfera.
  • Reduce los daños en el equipo y crea condiciones para una operación fluida sin interrupciones. 
  •  Provee una herramienta química que puede ser usada sin equipo mecánico de intervención tal como bombas sumergibles o varillas, etc. reduciendo la dependencia de estos para trabajos de mantenimiento.